Científicos de Israel descubrieron un parásito que no respira oxígeno


Se trata de un pariente de las medusas. El hallazgo accidental muestra que la evolución de la vida en la Tierra puede ir en direcciones inesperadas.

Un ser anaeróbico (que no respira oxígeno) que fue descubierta por casualidad por investigadores de la Universidad de Tel Aviv puso en duda suposiciones muy difundidas sobre el mundo animal.

El pequeño parásito del salmón Henneguya salminicola es un pariente mixozoo de las medusas y los corales. Aparentemente, con el tiempo dejó de respirar como la mayoría de las criaturas y consumió el oxígeno para producir energía.

«Hasta ahora se pensaba que la respiración aeróbica era omnipresente en los animales pero acabamos de confirmar que este no es el caso», manifestó la investigadora principal Dorothee Huchon de la Facultad de Zoología de la Universidad de Tel Aviv y del Museo Steinhardt de Historia Natural.

La científica afirmó que el descubrimiento muestra que la evolución puede ir en direcciones extrañas.

“La respiración aeróbica es una fuente importante de energía pero de golpe nos topamos con un ser que abandonó esa vía natural”, explicó Huchon.

En la Tierra hay otros organismos vivos como hongos y amebas que se desarrollan en entornos anaeróbicos ya que con el tiempo han perdido la capacidad de respirar. El recientes hallazgo demuestra que lo mismo le puede pasar a un animal ya que si el parásito puede vivir en un ambiente anaeróbico, el precedente está citado.

El genoma del parásito fue secuenciado con los de otros mixozoos como parte de una investigación financiada por la Fundación Binacional de Ciencias EEUU-Israel y llevada a cabo junto al profesor Paulyn Cartwright de la Universidad de Kansas y los profesores Jerri Bartholomew y Stephen Atkinson de la Universidad de Oregon.

Mientras estudiaba el genoma del parásito, Huchon descubrió que este no incluía un uno mitocondrial. A saber: la mitocondria es el centro neurálgico de la célula donde se captura el oxígeno para producir energía y su ausencia indica que el animal no respira oxígeno.
«Todavía no está claro nosotros cómo el parásito genera energía. Es posible que lo extraiga de las células de peces o que tenga un tipo diferente de respiración, como la anaeróbica que caracteriza a ciertos organismos no animales», definió Huchon.

Para leer el estudio (en inglés) publicado el 24 de febrero, hacer click aquí.

La científica dijo que en general se cree que durante la evolución, los organismos se vuelven más complejos. “En este caso, vemos a una criatura cuyo proceso evolutivo es el opuesto. Al vivir en un ambiente libre de oxígeno, eliminó genes innecesarios responsables de la respiración aeróbica y se volvió un organismo más simple», finalizó.


*Artículo original de Israel21c

Imagen de cabecera no correspondiente al artículo original

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: