Atronador silencio de la UNRWA y de la UNICEF ante la desoladora violación de los derechos de los niños de Gaza, militarizados y convertidos en publicitaria carne de cañón con el visto bueno de la progresia occidental.

Anuncios