Vaya, que curioso.

Al parecer los palestinos son los únicos que pueden demoler viviendas y/o construcciones ilegales.

A Israel se le niega ese derecho.

El municipio de al-Shuyukh había presentado una queja ante la policía de la Autoridad Palestina contra un edificio que fue construido en violación de las ordenanzas municipales, ya que los propietarios no habían dejado suficiente espacio entre la estructura y la calle.
El fiscal general encarceló al propietario del edificio, quien firmó una renuncia por la que se comprometía a respetar la normativa municipal prometiendo y en el caso de que no lo hiciera sería multado con 10,00 dinares jordanos, (14.104 dólares), según el alcalde.
Sin embargo, el propietario violó las regulaciones de nuevo y reanudó la construcción dentro de la misma zona . El municipio solicitó entonces una orden de la fiscalía para remover la estructura.
Cuando Al-Halayqa (el alcalde) llegó con dos agentes de policía y una excavadora del municipio para derribar el edificio, una “acalorada discusión” estalló con los dueños del edificio que finalmente agredieron al alcalde, “justo enfrente de los policías que no pudieron protegerlo ni detener a los agresores “.
Así quedó el alcalde :
Fuente: Maan News
Anuncios