El ministro de Interior de Israel concedió asilo a una periodista iraní en Israel, pero no pudo llegar a embarcar en su vuelo, tras ser arrestada en Turquía.

Neda Amin, periodista iraní a la que se le concedió asilo político en Israel este domingo, fue detenida en Turquía y se espera que sea entregada a las autoridades iraníes, según informó el sitio web de noticias en árabe al-Masdar.

El Ministerio de Relaciones Exteriores en Jerusalem confirmó que Amin no embarcó en el vuelo programado de Estambul a Tel Aviv, pero se negó a confirmar que fuese arrestada. Los portavoces del Ministerio de Relaciones Exteriores dijeron el lunes por la mañana que estaban estudiando los informes, pero no han abordado el tema desde entonces.

A Amin se le concedió refugio el domingo por parte del ministro del Interior, Aryeh Deri, después de escribir una carta apasionada la semana pasada pidiendo asilo a los países alrededor de la cuenca mediterránea con el fin de evitar ser enviada de vuelta a Irán.

Amin, de 32 años, se enfrentó a las autoridades iraníes a principios de esta década por una serie de artículos críticos con el régimen, y finalmente huyó del país en 2015 después de que su libro Zenjir (“The Chain”) fuese prohibido.

Desde entonces, ha vivido con la condición de refugiada en Turquía, pero su trabajo para el sitio web israelí con sede en Jerusalem, The Times of IsSrael,  ha generado preocupación en Turquía e Irán. Según la ONG UN Watch, la Organización Nacional de Inteligencia de Turquía (MIT) siguió a Amin “durante mucho tiempo”, con al menos cinco o seis llamadas telefónicas y un interrogatorio en la oficinal de extranjeros. Los medios de comunicación en idioma árabe informaron el lunes que Amin ha sido acusada de varios cargos de traición por su trabajo por los medios de comunicación israelíes, un delito capital en Irán.

“Ellos (las autoridades turcas) seguían preguntándome por qué escribía para un periódico israelí y con quién tengo conexion en Israel. Aunque repetidamente dije que sólo soy periodista, me acusaron de ser una espía para Israel“, dijo Amin a UN Watch.

El 5 de julio, Ankara informó a Amin que ya no tendría derecho a la condición de refugiada y le dieron 30 días para salir del país.

No está claro por qué Ankara ha decidido expulsar a Amin. Sin embargo, el presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, se ha ganado cierta reputación de hostil y agresivo con los medios de comunicaciónMás del 30 por ciento ( 81 de 259 ) de los periodistas actualmente encarcelados en todo el mundo han sido encarcelados por Turquía, incluyendo la acusación el mes pasado de 17 periodistas del diario Cumhuriyet, acusados de ayudar y fomentar organizaciones terroristas.

“Es una periodista que se enfrenta a un peligro real para su vida, sólo por escribir columnas en un sitio de noticias israelí”, dijo Deri.

Fuente: WorldIsraelNet

Anuncios