Terroristas palestinos prepararon una emboscada a un autobús civil lleno de niños israelíes en Samaria, resultando herido uno de ellos , de diez años de edad, en la cabeza.

“Estábamos en camino hacia el centro del país, cuando salimos de Sa-Nur pasamos por un pueblo árabe y en la entrada del pueblo vimos que los árabes estaban quemando neumáticos y vimos a jóvenes en pie con rocas en sus manos al lado de la carretera “, dijo Rochel, madre de uno de los niños que tambien viajaba en el autobus atacado.

Los adultos en el autobús preparaban a los niños para los lanzadores de piedras. “Les dijimos a los niños que el autobús está protegido y que tenemos un jeep del ejército con nosotros, así que pasaremos por el pueblo y estarán bien, les pedimos que no se levanten y no levanten la cabeza porque las ventanas superiores no estaban reforzado.

Los alborotadores comenzaron entonces a atacar el autobús con grandes rocas. “Fue muy aterrador, oímos rocas golpeando el autobús desde todas las direcciones, de inmediato calmamos a los niños que no podían estar de pie y que estaban sentados, pensamos que las piedras no penetrarían en un autobús protegido”.

Sin embargo, una roca atravesó las ventanas de cristal reforzado y golpeó el hijo de Rochel 10 años de edad en la cabeza.

“De repente hubo un gran ruido, fue aterrador, nos dimos cuenta de que algo había sucedido, y de inmediato mi hijo gritó. La mayoría de las personas en el autobús eran niños pequeños. Todos estaban acostados en el suelo y gritando. Nos dimos cuenta que Algo estaba mal, y nos percatamos de que era mi hijo. Había un paramédico que detuvo la hemorragia.En mi corazón rezaba para simplemente dejar el pueblo. Levanté la cabeza [miré] y fui a él. Había mucha sangre y no sabía lo que había sucedido. Perdió el conocimiento y luego todo se calmó.”

Fuente: Arutz Sheva

Anuncios