Primeras grietas en el frente de países musulmanes africanos en contra de Israel.

“Senegal y Guinea envían a sus primeros embajadores a Israel la próxima semana, mientras Israel continúa extendiendo su influencia en África.

Talla Fall, de Senegal, y Amara Camara, de Guinea, presentarán sus respectivas cartas credenciales al presidente Reuven Rivlin el martes en una ceremonia en Jerusalem, tomando oficialmente sus cargos como embajadores no residentes en Israel.

Guinea y Senegal, ambas naciones de mayoría musulmana en África Occidental, han mejorado recientemente sus relaciones con Israel. Aunque ambos países tenían vínculos diplomáticos con el estado judío, ninguno de ellos ha nombrado embajador en Israel.

Dakar y Jerusalem, hace dos meses, acordaron normalizar los lazos después de que Israel volviera a llamar a su embajador, tras el co patrocinio de Senegal de la Resolución 2334 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en diciembre de 2016. Jerusalem también había cancelado sus programas de ayuda exterior en Senegal como parte de una serie de medidas de represalia contra los países que apoyaron la medida contra los asentamientos israelíes.

El 4 de junio, el primer ministro Benjamin Netanyahu se reunió con el presidente de Senegal, Macky Sall, en una cumbre de líderes de África Occidental en Liberia, después de lo cual los dos líderes anunciaron la reanudación de los lazos. Israel devolvió a su embajador, Paul Hirschson, a Dakar, y Senegal prometió respaldar la candidatura de Israel a la condición de observador en la Unión Africana, dijo la Oficina del Primer Ministro en un comunicado en ese momento.

Los líderes también acordaron avanzar en la cooperación en defensa y agricultura, según el PMO.

En febrero, Netanyahu había decidido no devolver el embajador de Israel a Senegal, profundizando la degradación de los lazos diplomáticos del estado judío con el país de África Occidental por su apoyo a la resolución de la ONU.

Guinea e Israel renovaron sus relaciones diplomáticas en julio de 2016, casi 50 años después de su separación. El gobierno de Conakry fue el único que rompió los lazos con el Estado judío después de la Guerra de los Seis Días de 1967 (otros varios países cortaron las relaciones con Israel después de la guerra de Yom Kippur en 1973).

La República de Guinea – que no debe confundirse con la pequeña Guinea-Bissau, que también está en África Occidental, y Guinea Ecuatorial, en África Central – tiene unos 10,5 millones de habitantes, 85 por ciento de los cuales son musulmanes.

Bajo el lema “Israel regresa a África y África está regresando a Israel”, Netanyahu ha declarado que el acercamiento diplomático a África es uno de sus principales objetivos de política exterior. Ofreciendo a los estados africanos ayuda para el desarrollo, cooperación económica y conocimientos técnicos antiterroristas, Netanyahu pretende romper la tradicional mayoría anti-Israel en organizaciones internacionales como la ONU.

En los últimos 14 meses, Netanyahu ha visitado el continente dos veces y planea asistir a una importante cumbre África-Israel en Togo en octubre.

“Israel no está lastrado por el pasado, como muchos de los antiguos países coloniales, en nuestro discurso con los países africanos. La nuestra es una relación de asociación”, dijo Hirschson, embajador de Israel en ambos países, a The Times de Israel.

“Israel y muchos países africanos tienen muchas similitudes, tanto en nuestras experiencias como en nuestras condiciones”, agregó. “Ambos conocimos la esclavitud, el exilio y ser refugiados. Ambos fuimos conquistados y colonizados y recobramos la soberanía en tiempos modernos. Ambos tenemos un pequeño territorio, un enfoque familiar de la agricultura y, como en muchos casos por toda África, vivimos en y al lado del desierto”.

Unas pocas docenas de empresarios israelíes viven en Guinea y Senegal.

Netanyahu, durante su visita a Monrovia el 4 de junio, se reunió con los presidentes de media docena de países de África Occidental, incluyendo al presidente Ibrahim Boubacar Keita de Malí, una nación con mayoría musulmana con la que Israel no tiene relaciones diplomáticas.

Varios líderes africanos también han visitado Israel en los últimos meses.

A principios de esta semana, Cabo Verde anunció que ya no votará en contra de Israel en la ONU.

Fuente: The Times of Israel 

Anuncios