Abbas, de forma absolutamente indecente, ha estado pagando a los alborotadores árabes del Monte del Templo estos dias pasados.

“Entre los beneficios ofrecidos por la Autoridad Palestina se incluyen pagos en efectivo de 1.000 dólares mensuales por hasta tres meses, así como exenciones de pagos a la Compañía de Electricidad del Distrito de Jerusalém …”

La Autoridad Palestina ofrece dinero en efectivo y otros incentivos a los residentes árabes de Jerusalén para fomentar disturbios en la capital israelí y ataques violentos contra las fuerzas de seguridad israelíes, informó el periodista KanBerger el domingo.

Entre los beneficios ofrecidos por la Autoridad Palestina se incluyen pagos en efectivo de 1.000 dólares mensuales por hasta tres meses, así como exenciones de pagos a la Compañía de Electricidad del Distrito de Jerusalén, que suministra electricidad a algunos barrios predominantemente árabes en la capital de Israel.

Según el informe, los pagos en efectivo se han ofrecido a todos los empleados del Waqf, la confianza islámica que gestiona el Monte del Templo, así como a todos los comerciantes árabes en la Ciudad Vieja de Jerusalén.

La Autoridad Palestina también prometió cubrir la matrícula para estudiantes universitarios árabes en la Ciudad Vieja que participan en disturbios anti-Israel.

Además, el jefe de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas ha invertido millones de dólares en la preparación de hospitales árabes locales para futuros enfrentamientos con las fuerzas de seguridad israelíes y la renovación de propiedades de propiedad árabe en Jerusalén.

La Autoridad Palestina pagó unos 750.000 dólares a dos hospitales en barrios predominantemente árabes en Jerusalén, junto con 40.000 dólares para servicios de emergencia y otros servicios médicos para el sector árabe en Jerusalén. También se pagaron otros 15 millones de dólares para renovar viviendas árabes en la capital.

Según el informe, las subvenciones se destinan a cubrir los daños, gastos y otras pérdidas incurridas por los árabes locales en los continuos disturbios.

Abbas también ha prometido citas y premios para los manifestantes más activos.

Los disturbios comenzaron en y alrededor de la Ciudad Vieja de Jerusalén después de que tres terroristas árabe-israelíes asesinaron a dos oficiales de la Policía de Fronteras israelíes cerca del Monte del Templo el 14 de julio.

Después de detectores de metal magnetómetro fueron colocados en las entradas del Monte del Templo para evitar más terror, los clérigos islámicos en Jerusalén y los líderes de la Autoridad Palestina llamó a protestas masivas y declaró un “Día de la furia” para exigir la eliminación de los dispositivos de seguridad. También se alentó a los fieles musulmanes a boicotear el Monte del Templo hasta que se retiraran los dispositivos de seguridad.

A principios de esta semana, los israelíes eliminaron no sólo los detectores de metales en las entradas al lugar sagrado, sino también las cámaras de seguridad alrededor del Monte del Templo.

Fuente: Arutz Sheva

 

 

 

Anuncios