Un médico de la policía fronteriza administró primeros auxilios a un niño árabe palestino de 10 años que había caído en su casa y sufrió heridas en su cabeza, dijo un portavoz de la Policía de Fronteras.

El sábado, un padre árabe palestino del área de Hevron se acercó a los agentes de la Policía de Fronteras de pie en un puesto de control cerca de Mearat Hamachpela (la Cueva de los Patriarcas). Sosteniendo a su hijo, el padre dijo a los oficiales israelíes que el muchacho había sufrido una herida en la cabeza después de caer en el hogar de la familia.

Los oficiales inmediatamente llamaron al paramédico de su unidad, quien les administró primeros auxilios.

Fuente: Arutz Sheva

Anuncios