A pesar de las exigencias por parte de Estados Unidos de detener el pago de pensiones a los prisioneros palestinos y a las familias de los mártires, altos funcionarios de la Autoridad Palestina (AP), siendo el más alto de ellos el Presidente Mahmoud ‘Abbas, reiteran su postura de que las pensiones deben continuar porque los beneficiarios no son terroristas sino soldados que combatieron por su pueblo y porque las pensiones constituyen la así llamada ayuda social.[1] Este informe revisa las recientes declaraciones de los funcionarios de la AP sobre este tema.

El diario de Gaza en la red Dunya Al-Watan citó al miembro del Comité Central de Fatah Jamal Muhaisen alabando “la postura de ‘Abbas sobre los subsidios a los prisioneros. De acuerdo con Muhaisen, Abbas dijo en respuesta a la petición por parte de Estados Unidos de detener los subsidios: “Aunque tenga que renunciar, no comprometeré las pensiones de los mártires y prisioneros. “Soy el presidente de todo el pueblo palestino, incluyendo a los prisioneros, mártires, heridos, deportados y emigrantes forzados”.[2] Esta declaración de ‘Abbas también apareció en una pancarta en la página oficial de Fatah en Facebook:[3]

Nabil Sha’th en Conferencia en Herzliya: Las pensiones son ayuda social

Hablando en la Conferencia de Herzliya, el asesor de ‘Abbas, Nabil Sha’th, defendió las pensiones, diciendo que estas constituyen “ayuda social, [provista] de nuestro compromiso social de cuidar a personas inocentes lastimadas porque sus seres queridos fueron encarcelados o muertos como resultado de la ocupación militar”.[4]

Encabezado del Club de Prisioneros Palestinos: Las pensiones son un tema de consenso; Nuestra lucha es justa

Qadura Fares, jefe del Club de Prisioneros Palestinos, dijo en una entrevista con el diario Al-Quds: “El tema de las asignaciones a los prisioneros y prisioneros que fueron liberados es un tema esencial e ideológico muy querido a nuestros corazones como miembros del pueblo palestino… Nuestra narrativa es que nuestra lucha sea justa y legítima y sólo puede ser abandonada después que alcancemos nuestros derechos en plenitud, derechos que son respaldados por la ley internacional… el tema de las asignaciones es un tema de principio y nadie en el liderazgo [palestino] ni en la OLP puede renunciar a este principio, de ninguna manera. Existe un claro consenso de que [las pensiones] no deben ser detenidas, por lo que esto no me preocupa en lo absoluto”.[5]

Columnista en el diario de la AP Al-Ayyam: Los incidentes en los que civiles fueron heridos fueron errores anómalos

Muhannad ‘Abd Al-Hamid, columnista del diario de la Autoridad Palestina Al-Ayyam escribió: “La guerra contra nuestros símbolos nacionales, que incluye el desmantelamiento del sistema de valores nacionales y humano, es el peligro inmediato que amenaza al pueblo palestino. La campaña por el monumento al mártir Khaled Nazzal en la ciudad de Jenin[6] fue la última expresión de este tipo de lucha, en la que [nuestra] resolución nacional superó a la arrogancia de la ocupación, a pesar de destruir el monumento… la ocupación no logró y nunca logrará borrar el amor y la estima sentida por los jóvenes [palestinos] hacia los mártires, incluyendo al mártir Khaled Nazzal cuyo nombre permanece grabado en sus corazones. Al contrario, el ataque por parte de la ocupación al monumento ayudó a las nuevas generaciones de palestinos a familiarizarse con [Nazzal], uno de los mejores que arriesgaron sus vidas y dieron todo por el bien de la libertad de su pueblo…

Si se cumple la demanda israelí-estadounidense de castigar a las familias de los mártires y prisioneros revocando sus derechos financieros, significará que la lucha por la liberación de Palestina – una lucha cuya legitimidad es reconocida por la mayoría absoluta de los países del mundo – en un crimen, en otras palabras, [significara] expurgar los valores nacionales y humanos cuya esencia es la libertad… [Nosotros] debemos rechazar estas demandas y rehusar negociar sobre estas, sin importar cuán dura sea la situación israelí y la reacción norteamericana y cuán alto sea el precio que [debemos] pagar…

Israel se aprovecha de los errores palestinos y las violaciones al derecho internacional, especialmente su tendencia de atacar a civiles dentro o fuera de las tierras en disputa o de atacar a individuos no israelíes. Hablo de acciones que los palestinos pronto reconocieron como errores tácticos y que estos renunciaron, tales como los atentados contra los atletas israelíes en 1972, el atentado contra la reunión de la OPEP [en Viena, en 1975] y los ataques suicidas de Hamas contra objetivos israelíes que fueron oficialmente condenados por la Autoridad Palestina, [que también] arrestó a los responsables de estos… Sí, en el curso de la lucha hubo errores y violaciones palestinas [al derecho internacional] que perjudicaron a la causa palestina, pero éstos fueron excepciones y no la regla y dado que eran secundarios, el apoyo internacional al pueblo palestino se mantuvo e incluso aumentó: Israel y los Estados Unidos y algunos círculos occidentales, [deliberadamente] confunden la legítima lucha palestina, siendo esta el enfoque principal y más dramático, con operaciones ilegítimas contra civiles que violan el derecho internacional. Israel desea utilizar estos errores para aplastar la [totalidad] de la lucha palestina con el terrorismo global y [con las acciones de] las organizaciones extremistas takfiri…

“El reconocimiento de los palestinos a [sus] errores, su desistir de [tales acciones] y su defensa al derecho internacional, que reconoce la legitimidad de la lucha palestina, son la mejor respuesta a la extorsión israelí-estadounidense. Ellos son también el punto de partida de un contraataque palestino contra el terrorismo israelí y sus crímenes, que no tienen fecha de expiración. Mientras que los errores palestinos son la excepción, las violaciones por parte de Israel [al derecho internacional] y las atrocidades son la regla. Además, los errores [palestinos] – siendo estos la excepción – no convierten a los combatientes [responsables por ellos] en terroristas. Estos siguen siendo combatientes por la libertad, confrontando las violaciones israelíes, que equivalen a crímenes contra la humanidad”.[7]

Columnista de Al-Ayyam: Israel busca malograr nuestra sagrada lucha y la presenta como terrorismo

El columnista de Al-Ayyam Tawfiq Abu Shumar, escribió: “Nosotros pensamos que Israel, al igual que otros países, había cerrado el libro sobre [el tema] de los prisioneros palestinos basados en el dicho ‘la paz es hecha con los enemigos’… El propósito de incluir el tema de los prisioneros bajo el rótulo terrorista es de-santificar la causa palestina y borrar el término ‘prisionero de guerra’ del discurso sobre los prisioneros palestinos acusándolos de terrorismo. Para completar la labor uno solo tiene que asociarlos con el terrorismo global, el cual ennegrece la imagen de la causa palestina…

“A través de una amplia campaña internacional, patrocinada por los Estados Unidos, Israel logró convencer a los países de que el dinero de los contribuyentes estadounidenses y europeos se está yendo hacia los bolsillos de los prisioneros palestinos, es decir, a los terroristas [palestinos]. Israel recopiló un expediente especial que le presentó a Donald Trump, enumerando los beneficiarios de las pensiones, por el número de años que pasaron en la cárcel. Estos distribuyeron este expediente entre sus embajadas y lo convirtieron, utilizando su influencia en los medios de comunicación, en el nuevo tema urgente en la agenda. La peor consecuencia de esto es que los combatientes encarcelados están siendo perjudicados y llegan a la conclusión de que su país no valía la pena el sacrificio. Esto es precisamente lo que Israel pretende lograr: propinarle un golpe al impulso innato de la sagrada lucha palestina. Esta es precisamente la manera de desmantelar la base más importante de la lucha palestina, antes de destruir uno a uno los otros pilares principales de esta lucha, es decir, Jerusalén como la capital de Palestina, el derecho a retornar de los refugiados palestinos, el fin de la ocupación y el desmantelamiento de los asentamientos”.[8]

——————————————————————

[1] El apoyo financiero de la AP por los prisioneros encarcelados y liberados y a las familias de los mártires fue revisado en detalle por el presidente de MEMRI Yigal Carmon en su testimonio del 6 de julio, 2016 ante el Congreso de los Estados Unidos. Véase el Informe Diario No. 97 de MEMRI, Testimonio del presidente de MEMRI Yigal Carmon ante la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, 6 de julio, 2016: Apoyo de la Autoridad Palestina a los terroristas encarcelados, liberados y heridos y familias de los ‘mártires’, 6 de julio, 2016.

[2] Alwatanvoice.com, 2 de julio, 2017.

[3] Facebook.com/officialfateh1965, 2 de julio, 2017.

[4] Al-Quds (Jerusalén), 22 de junio, 2017.

[5] Al-Quds (Jerusalén), 24 de junio, 2017.

[6] Khaled Nazzal fue jefe del Frente Democrático para la Liberación de Palestina (DFLP) y responsable de orquestar ataques mortales contra israelíes, incluyendo la masacre de Ma’a lot, en la cual 27 israelíes, la mayoría de ellos chicos escolares fueron asesinados. En referencia a los recientes esfuerzos palestinos por conmemorarle, véase el Despacho Especial No. 6989 de MEMRI, Lucha palestina para conmemorar al cerebro del ataque mortal en 1974 contra escolares israelíes, 3 de julio, 2017.

[7] Al-Ayyam (AP), 4 de julio, 2017.

[8] Al-Ayyam (AP), 28 de junio, 2017.

http://memri.org/bin/espanol/ultimasnoticias.cgi?ID=SD 700117

Fuente: Memri

Anuncios