Una de las batallas más importantes y difíciles para Israel se lleva a cabo desde el piso 29 de la Torre de Ramat Gan. Con un presupuesto bianual de 250 millones de shekels, el Ministerio de Asuntos Estratégicos está ahora a la vanguardia de la guerra contra la deslegitimación, utilizando métodos derivados de los campos de la información y de alta tecnología.

ITAMAR EICHNER

A primera vista, parece la oficina de una empresa startup. Pero es desde este lugar, en el piso 29 de la Torre Campeón en Ramat Gan que Israel lleva a cabo una de sus batallas más amargas y más importantes: la guerra contra la deslegitimación y contra el movimiento de boicot.

La General de Brigada (en la reserva) Simha Vaknin-Gil, Directora General en el Ministerio de Asuntos Estratégicos, que lidera la batalla actualmente, la percibe como una guerra en todos los sentidos del término. “Podemos flexionar la deslegitimación contra el Estado de Israel y contenerla a través de la diplomacia pública (Hasbará) y herramientas de persuasión con suavidad”, dijo. “Si queremos ganar esta guerra, dicho esto, hay que usar trucos y astucia. El argumento principal es que el oponente se ha movido y está fuera de su zona de confort para interferir en nuestra propia línea de confort. Hoy en día el oponente se planta a la defensiva y somos nosotros los que estamos a la ofensiva”.

El departamento – conducido por el Ministro de Seguridad Pública, Asuntos estratégicos y de información – tranquilamente ha logrado obtener un presupuesto bianual de 250 millones de shekels (alrededor de $ 70 millones, 61,15 millones de euros) y se sitúa en la vanguardia de la batalla contra la deslegitimación, adoptando métodos usados en los campos de la información y de la alta tecnología. Hay una buena razón por la que los funcionarios del Ministerio la definen como “una guerra contra el terrorismo en las conciencias”.

Durante los últimos seis meses, el Ministerio ha demostrado su capacidad de prevención, torpedeando y contrarrestando la acción exterior, tales como “eventos de odio” de las campañas globales anti-Israel, organizaciones de boicot, etc. El Ministerio ha registrado impresionantes victorias en ocho casos sobre este tema, pero sigue siendo reacio a hacer públicos sus logros, a fin de no exponer sus capacidades y métodos de acción.

El Ministerio de Asuntos Estratégicos, insisten los funcionarios, no trabaja solo, sino en colaboración con el Ministerio de Asuntos Exteriores y los representantes de Israel en el extranjero.

“Ponemos en práctica numerosas colaboraciones con el Ministerio de Asuntos Exteriores y, al final, nos complementamos. No reemplazamos al Ministerio de Asuntos Exteriores. No existe una posible alternativa a tener los pies en el suelo y nuestras embajadas en el extranjero son mucho más conscientes de la situación sobre el terreno de lo que nunca seremos nosotros. Es cierto que penetramos en sus campos predilectos y era obvio que crearía fricciones, pero estamos haciendo todo lo posible por trabajar de manera coordinada y organizada”.

El Ministerio de Asuntos Estratégicos ha recibido recientemente la aprobación para contratar a diez trabajadores locales en las embajadas para coordinar las actividades contra la deslegitimación. Ocho de estos empleados ya han sido contratados.

” ‘Hama’aracha’ (La batalla), la unidad especial del Ministerio a cargo de la lucha contra la deslegitimación es dirigida por el “abogado Tzahi Gavrieli, un teniente coronel retirado y ex asesor de los Primeros Ministros Binyamin Netanyahu y Ehud Olmert.

La legislación está progresando en Israel y en todo el mundo, las organizaciones están bajo presión financiera, lo que puede incluir el cierre de las cuentas bancarias y desalentar las donaciones a tales asociaciones, y se revela cada vez que la hipocresía de los organismos que disimulan su profundo antisemitismo detrás de la máscara de “organizaciones de derechos humanos”. Mi política es salir de una posición defensiva para ir a la acción ofensiva y demuestra ser eficaz, pero aún queda mucho por hacer”.

Fuente: Ynetnews via JForum.fr – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico

Anuncios