La crisis energética en la Franja de Gaza se intensificó el sábado después de que el combustible proveniente de Egipto se redujera entre un 33 y un 50 por ciento, y de que, según afirmó  la autoridad de energía de Gaza, la Autoridad Palestina congelase todas las transferencias bancarias a Egipto con las que se pagaban el combustible usado para operar la única planta de energía del enclave costero gazatí.

Además, las líneas eléctricas egipcias, que habitualmente proporcionan hasta 28 megavatios de electricidad a los distritos meridionales de Gaza, también fueron dañadas y han dejado de proporcionar energía, según un comunicado de la Corporación de Distribución de Electricidad de Gaza.

Los hechos se produjeron en medio de informes que indican que la AP de Ramallah se ha estado moviendo para bloquear la creciente alianza entre los líderes de facto de Gaza, Hamas, y Egipto, especialmente desde que las entregas de combustible de Egipto llegaron a finales de junio para evitar un colapso humanitario completo en Gaza. Israel redujo drásticamente sus suministros de combustible a petición de la Autoridad Palestina.

Según la compañía de electricidad de Hamas, a partir del sábado, la fuente total de energía disponible para el pequeño territorio palestino cayó a sólo 93 megavatios, de los cuales 70 megavatios eran suministrados por Israel (en comparación con los 120 megavatios proporcionados antes de la crisis actual ), Y 23 de la planta de energía única de Gaza, que, como resultado de las exportaciones de combustible y transferencias bancarias obstaculizadas, estaba operando sólo un generador de cada tres.

Fuente: Maan News

en nombre de israel

Anuncios