El contaminado valle del río Cedrón, una de las mayores fuentes de agua entre Jerusalén y el Mar Muerto, mejorará de forma significativa debido a un nuevo proyecto para el tratamiento de aguas residuales encabezada por COGAT.

El valle del río Cedrón es uno de los ríos más grandes e importantes que llega a Jerusalén desde el desierto de Judea y el Mar Muerto. Por desgracia, en la actualidad el caudal se ve contaminado con aguas residuales de Jerusalén y de los pueblos y ciudades de la zona. Esta contaminación destruye la naturaleza de la zona, desprende un olor terrible, crea un caldo de cultivo para las enfermedades y contamina otras fuentes de agua en la zona. Sin embargo, un nuevo proyecto israelí va a cambiar esto radicalmente.

La semana pasada, el personal de la periferia de Jerusalén DCL, la administración civil y en coordinación con profesionales de diferentes entidades que participan en ingeniería civil, infraestructura de aguas residuales, protección del medio ambiente  inspeccionaron el valle de Kidron. Este test fue en preparación para comenzar la construcción de un sistema de tratamiento de aguas residuales en la zona. Este sistema incluirá una presa que evitara que residuos no biodegradables entren en el río, una tubería de aguas residuales, construcción de túneles e instalaciones de tratamiento de aguas residuales. En la instalación de tratamiento, el agua local se purifica y se recicla para su uso.

De acuerdo con los oficiales de Jerusalén DCL, este proyecto a gran escala mejorará significativamente la condición del río Cedrón. Afirman que la vez completado, este gran proyecto reducirá en gran medida la contaminación y evitará el desperdicio de agua, un recurso vital en la región. No hay duda de que los residentes de la zona, los turistas, y la flora y la fauna de la zona se beneficiarán de este proyecto.

Fuente: Cogat

Anuncios