Gracias a la continua propaganda de Hamas, ampliamente difundida por los periodistas y organizaciones de derechos humanos, se supone que, en general,el pueblo de la Franja de Gaza vive en la miseria y se cierne sobre el borde de una crisis humanitaria, creado o exacerbado por un llamado  “bloqueo israelí”.
No es así, escribe Hillel Frisch :

La esperanza de vida de la Franja de Gaza es de setenta y cuatro años y está por encima tanto de la media mundial (sesenta y ocho en 2010), como del promedio en los países árabes. Esto significa que más de 3,8 mil millones de personas viven menos, y probablemente  en condiciones más duras, que los habitantes de Gaza. . . . [Además] la esperanza de vida en Gaza no ha disminuido, y el bloqueo [israelí] ya no existe en la práctica. . . . Incluso con la crisis eléctrica, Gaza tiene un alto y creciente, nivel de vida. La crisis es en parte el resultado de la diferencia entre la oferta y la demanda creciente. . . .

¿Por qué está este mito tan extendido?

La respuesta se encuentra en aquellos que tienen un gran interés en la perpetuación del mismo. Con mucho, el más importante de ellos es Hamas. El grupo terrorista grava con impuestos todos los productos entrantes para poder pagar los sueldos de sus 30.000 terroristas y la burocracia que les da de comer, así como para la formación, la producción de misiles, y la excavación de túneles hacia Israel. El presupuesto es compatible con mas de 20.000 empleados en nómina pública a quien Hamas ha contratado desde el año 2007, en su mayoría maestros que predican el yihadismo en las escuelas públicas de Gaza. Hamas espera que las demandas de una crisis humanitaria traiga más ayuda, más demanda de bienes, y un mayor flujo de estos, en su propio beneficio.

Hamas no es el único culpable.

La industria internacional de ayuda “humanitaria” tiene una participación obvia en la perpetuación del mito. En pocos lugares en el mundo pueden los trabajadores de organismo de socorro vivir en una colmena cosmopolita como Tel Aviv, disfrutar de una orquesta sinfónica de clase mundial, museos y vida nocturna, y viajar a las zonas supuestamente afectadas. . . . La defensa de la crisis humanitaria en Gaza es para defender un estilo de vida personal a expensas de, por ejemplo, [], los países del este de África que necesitan la ayuda mucho más desesperadamente que Gaza

Fuente: Mosaicmagazine

Anuncios