Continua la ofensiva de la entidad palestina para manipular la Historia y desvincular al pueblo judío de una tierra a la que le unen lazos milenarios.

Para ello no tiene incomodo en usar organismos títere como la Unesco habitualmente hostil al estado de Israel y cuya finalidad parece ser más política que cultural.

La Autoridad Palestina solicitó al Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO, que está previsto se reuna en dos semanas, reconocer la ciudad vieja de Hevrón y la Tumba de los Patriarcas como Patrimonio palestino ignorando el impresionante legado judío de la ciudad, la segunda más importante para el pueblo judío solo detrás de Jerusalem.

Actualmente en el mundo hay 1.052 sitios del patrimonio mundial declarados por la UNESCO, de los cuales 9 son israelíes y 2 están en zonas actualmente administrados por la Autoridad Palestina.

El proceso de registro y declaración de cada sitio por lo general tarda varios años. El ente palestino se aprovechar una vez más de una cláusula de excepción en el reglamento para registrar el sitio en un procedimiento de emergencia rápida, con falsas y provocativas demandas contra Israel, presentando el lugar como en peligro de destrucción.

El Comité del Patrimonio cuenta con 21 Estados Miembros que son particularmente hostil hacia Israel.

Junto con el nuevo frente de Hebrón, se espera un proyecto de resolución sobre Jerusalén y los lugares sagrados para ser votado como todos los años, en un intento de volver a cortar los lazos y negar la soberanía de Israel.

La delegación israelí, encabezados por el Embajador Carmel Shama Hacohen, ya ha su respuesta hace aproximadamente un mes, a la que los embajadores de Israel a los estados miembros de la organización se han incorporado recientemente.

La solicitud para reconocer parte de la ciudad vieja como un sitio palestina habla específicamente de la parte de Hebrón que está bajo control israelí.

En la votación final sobre Jerusalén en el Comité del Patrimonio del año pasado, 10 países votaron en contra de Israel, dos votaron por ella, ocho se abstuvieron y uno estuvo ausente. El debate fue tormentoso y largo, después de que Israel lograse una sorpresa de última hora y se rompiese el consenso en que la AP había estado trabajando durante mucho tiempo.

Con el fin de impedir el registro y declaración de Hebrón, Israel debe convencer al menos un tercio de los países con derecho a voto. A la luz de los resultados anteriores y  de la composición esta es una misión diplomática compleja.

El embajador de Israel ante la UNESCO, Carmel Shama Hacohen, dijo a Arutz Sheva que “este es un nuevo frente en la guerra por los lugares sagrados que los palestinos están tratando de encender como parte de su propaganda de incitación contra Israel y la historia del pueblo judío.

“Israel respeta los sentimientos de los musulmanes y no trata de crear provocaciones similares, y está actuando por cuenta y responsabilidad y plena cooperación con las personas de otras religiones con respecto a todos los lugares sagrados de la Tierra de Israel con el fin de garantizar la libertad de culto , el orden, y la seguridad, el mantenimiento de rutina y el desarrollo de infraestructuras de apoyo,” añadió Shama Hacohen.

 

Fuente: Arutz ShevaArutz ShevaArutz ShevaArutz Sheva

en nombre de israel.jpg

Anuncios