Despues de la cumbre de la Liga Árabe en Jordania, a fines de abril, 2017 el empresario egipcio Salah Diab, propietario del diario egipcio Al-Masri Al-Yawm, quien se apoda Newton en sus escritos, publicó un intercambio entre él y el médico egipcio Yahya Nour Al Din Taraf respecto a la posibilidad de que Israel se una a la Liga Árabe una vez que el conflicto palestino-israelí sea resuelto. La idea fue planteada por el Dr. Taraf en una carta que le escribió a Newton, en la que señaló que las Islas Comoras se unieron a la Liga Árabe en 1993 a pesar de su distancia geográfica respecto al mundo árabe y a pesar de que el árabe era sólo su tercer idioma oficial, mientras que Israel está situado en medio del mundo árabe y el árabe es su segundo idioma oficial. Newton respondió favorablemente a la idea y señaló que esto le correspondía a la Iniciativa de Paz Árabe del 2002. Este agregó que ya había sido propuesto en 1965 por el primer presidente de Túnez Al-Habib Bourguiba, como parte de su llamado a poner fin al conflicto con Israel.

Lo siguiente son extractos del intercambio entre Newton y el Dr. Taraf y la respuesta de Al-Baqouri.

En su carta a Newton, el Dr. Taraf escribió: “Querido Newton, en su último artículo del pasado jueves titulado ‘En Relación a la Cumbre’, usted mencionó el hecho de que la cumbre árabe se celebró en el Mar Muerto, A punta de mingo por parte de Israel. Aprovecho esta oportunidad para preguntar: ¿Existe algo en la carta magna de la Liga Árabe que le impida a Israel unirse a esta? O, en otras palabras: ¿Qué califica a un país árabe para unirse a la Liga si este lo desea? Recientemente la Liga Árabe le dio la bienvenida [como miembro] a las Islas Comoras, como ustedes saben, las Comoras están muy lejos al sur y más allá de las fronteras de la patria árabe y los idiomas hablados allí son comoriano, francés y árabe. Israel por otra parte, se encuentra en el corazón del mundo árabe, el árabe es su segundo idioma oficial luego del hebreo y el 20% de los ciudadanos israelíes son árabes. Por lo tanto, ¿cumpliría Israel o no con los criterios para ser miembro de la liga si solicitase unirse a ello?

Algunos pueden decir que Israel es un país usurpador que ocupa un país árabe miembro de la Liga Árabe – Palestina y esto impide su adhesión a la Liga de acuerdo con la carta magna de la Liga. En ese caso, si los israelíes y palestinos alcanzan una solución total y justa al problema palestino, ¿eliminará eso los obstáculos para que Israel se una a la liga?

“[Firmado,] Dr. Yahya Nour Al-Din Tarraf”.[1]

Newton respondió de la siguiente manera:

“El 17 de septiembre, 1965 los cancilleres árabes, reunidos en Casablanca, rechazaron el memorando enviado por el primer presidente de Túnez Al-Habib Bourguiba, en abril de ese año, en el que este exigía de una buena vez el fin del conflicto árabe-israelí, mediante tres acciones principales: la aceptación árabe del principio de partición, la declaración inmediata de un estado palestino y la admisión de Israel como miembro honorario de la Liga Árabe.[2]

“Para ese momento, el Presidente egipcio Gamal ‘Abd Al Nasser atacó duramente esta propuesta, toda la prensa árabe criticó a Bourguiba por su plan de paz. Durante la conferencia palestina celebrada en la sede de la Liga en Cairo, en 1965, ‘Abd Abdullah Nasser atacó duramente esta propuesta y la prensa árabe entera criticó a Bourguiba por su plan de paz. Al-Nasser dijo: ‘Las declaraciones de Bourguiba constituyen traición contra los árabes y contra el arabismo, y no le sirven a nadie más que a Israel y al movimiento sionista’. En un comunicado de prensa respondiendo al rechazo de su propuesta por los cancilleres árabes, Bourguiba dijo: ‘Lo que los árabes pueden lograr hoy, nunca podrán lograr mañana’.

El tiempo ha demostrado que Bourguiba estuvo 100% en lo cierto. El Rey Abdallah bin Abd Al-‘Aziz realizo la misma propuesta en la Cumbre de Beirut del 2002 y durante la reciente cumbre a orillas del Mar Muerto, todos los árabes propusieron lo mismo: Una paz integral con Israel según las mismas condiciones que Bourguiba puso en el tapete, 52 años más tarde, todos ven lo que Bourguiba vio en aquel entonces.[3]

Periodista egipcio responde: Usted ignora la agresión por parte de Israel y el rechazo a la paz

Tal como se ha dicho, el intercambio entre Newton y el Dr. Taraf provocó críticas por parte de ‘Abd Al-‘Aal Al-Baqouri, columnista del diario oficial Al-Gomhouriyya. Este escribió: “El Dr. Yahya [Nour Al-Din Taraf] puede responder seguramente a su propia pregunta [de si Israel debe unirse a la Liga Árabe], ya que este está familiarizado con los términos de la membrecía [a este]… Como todo el mundo sabe, Mauritania, Somalia, Djibouti y Comora… son estados soberanos con fronteras establecidas y reconocidas, como lo requieren los términos de la membrecía en la Liga Árabe [tal como se establece en su] carta magna.[4] Cuan diferente son estos países de Israel en este sentido. ¿A cuál Israel se refiere el Dr. Yahya Nour Al-Din Taraf? Israel de acuerdo al plan de partición de 1947? Israel después de la guerra de 1948? Israel después de la agresión de 1956 o después de la ocupación del Sinaí? Israel después de la declaración de David Ben Gurion, su primer ministro para aquel momento, quien le dijo al Knesset: ‘Hemos regresado a la patria occidental?’[5] Israel luego de la agresión de 1967?, Israel después de la retirada del Sinaí? [Israel] después de la retirada de Gaza y su asedio a este? Israel, algunos de cuyos líderes anunciaron hoy que desean anexarse el Valle del Jordán o el este de Jordania o varias otras partes de los países árabes que bordean Palestina, como para lograr lo que estos llaman el “gran Israel’?…

Además, al mencionar a Bourguiba y reiterar sus declaraciones de 1965… [Newton] ignoró la agresión imperialista por parte de Israel en 1967, cuyas consecuencias son el fuego que nos quema hasta el día de hoy…

[Algunos] temas relacionados al camino o caminos hacia [el alcanzar] un acuerdo con los sionistas se remontan a antes de la fundación de la entidad sionista. Esta entidad fue establecida en 1948, pero los contactos [no oficiales] entre los árabes y los sionistas comenzaron A principios del siglo 20. Además, en el período entre las dos guerras mundiales, hubo aquellos de entre los judíos de Palestina que llamaron a la paz y la tranquilidad, pero encontraron repudio y rechazo por parte de los sionistas extremistas. Los contactos entre los árabes y los sionistas comenzaron luego del año 1948 y especialmente luego de la agresión de 1967. A pesar de los numerosos intentos de llegar a un acuerdo, los proponentes árabes a un acuerdo, junto a varios enfoques, se abstuvieron de reevaluar sus posturas, su modus operandi y sus medidas. En general, puede decirse que no lograron entender la mentalidad israelí que ha prevalecido desde 1967, pues si lo hubiesen entendido, estos individuos, quienes son ciertamente honorables no hubiesen tomado las medidas que estos tomaron, sino que hubiesen retrocedido. Pero eso no sucedió…[6]

Fuente: Memri.org

[1] Al-Masri Al-Yawm (Egipto), 1 de abril, 2017.

[2] En realidad, Al-Bourguiba propuso que si Israel cumplía con las Resoluciones 181 y 194 de las Naciones Unidas es decir, cedía un tercio de su territorio, permitía que los refugiados regresaran a sus hogares y acordase negociaciones en las que los países árabes estarían representados en su mayoría por los palestinos, los estados árabes la reconocerían y luego le presentarían nuevas exigencias. Michael M. Laskier, “Entre el Burgabismo y el Nasserismo: Las Relaciones entre Israel y Túnez y el Conflicto Árabe-Israelí Durante los Años 50 y 60”, Iyyunim Bitkumat Yisrael 11, 2001, p. 47

[3] Al-Masri Al-Yawm (Egipto), 1 de abril, 2017.

[4] Al-Baqouri se refiere al artículo I de la carta magna de la Liga Árabe, que declara: “La Liga de los Estados Árabes está compuesta por los estados árabes independientes que han firmado esta Carta Magna”. Debería señalarse que no se señala definición alguna de “estado árabe independiente”.

[5] Aparentemente es una referencia a una declaración de Ben Gurion el 7 de noviembre, 1956 cuando anunció la conclusión de la campaña en el Sinaí en 1956 y dijo: “Hemos regresado al lugar donde nos fue dada la Torá”.

[6] Al-Gomhouriyya (Egipto), 5 de abril, 2017.

Anuncios