BYANNA AHRONHEIM

Las fuerzas de seguridad y los servicios de emergencia de Israel iniciaron el domingo un simulacro anual de cuatro días de socorro en casos de desastre, centrado en la cooperación entre varias agencias durante un desastre nacional como un terremoto de gran magnitud.

La Administración Nacional de Emergencia, el Comando de Frente Interno de las FDI, la Policía de Israel, los servicios de emergencia de Magen David Adom, los Servicios de Bomberos y Salvamento de Israel y 164 municipios participarán en el simulacro.

“Como parte de nuestros esfuerzos y acciones para mejorar la preparación en el frente civil para una emergencia comenzamos un ejercicio nacional para el evento de un terremoto”, dijo el primer ministro Benjamin Netanyahu en su reunión semanal del gabinete.

Netanyahu dijo que “cuanto más preparados estemos, mejor podremos lidiar con este evento y reducir el daño a la vida y la propiedad”.

“En el caso de un terremoto, en contraste con otros escenarios que amenazan el frente interno, la regla básica es salir de sus hogares, salir de los edificios. El lugar más seguro para estar es el espacio abierto”.

Según un comunicado de la Unidad de Portavoz de las FDI, el sistema de sirenas de alerta desplegadas en todo el país no se activará como parte del simulacro. Dado que un terremoto de gran magnitud corre el riesgo de afectar significativamente la infraestructura de comunicaciones de Israel, las autoridades ejercitarán la eficacia de los servicios de rescate trabajando sin la capacidad de transmitir información vital al público.

Un funcionario de alto rango en el Comando del Frente Interno de las FDI dijo el domingo que el simulacro se dividirá en cinco aspectos centrales, incluyendo el reclutamiento de personal después de una emergencia nacional, y cómo llegar a ciudades como Haifa, que pueden ser gravemente dañadas luego de un terremoto. El simulacro también capacitará a las autoridades para tratar con las personas desplazadas y los efectos secundarios de un terremoto como incendios o fugas de gas.

Israel está situado a lo largo de la línea de la falla sirio-africana que discurre a lo largo de la frontera entre Israel y Jordania, parte del Gran Valle del Rift, que abarca el área desde el norte de Siria a Mozambique. Si bien los terremotos en la región tienden a ser pequeños, el último gran terremoto que golpeó Israel ocurrió en 1927, midiendo 6,2 en la escala Richter, matando a 500 personas e hiriendo a otras 700. El 1 de enero de 1837, un terremoto de magnitud 6,5 en la escala Richter golpeó cerca de la Galilea de Israel, dejando de 6.000 a 7.000 víctimas.

Un informe de la Subcomisión de Preparación para el Frente Civil del Comité de Asuntos Exteriores y de Defensa de Israel descubrió que si Israel fuera golpeado por un terremoto de magnitud 7,5, se estima que morirían unas 7.000 personas, otras 8.600 resultarían heridas y 377.000 quedarían sin hogar. Además, el país podría sufrir daños de hasta 200.000 millones de shekels.

Además de los edificios destruidos, se espera que los daños a las infraestructuras críticas como la electricidad, el agua y las comunicaciones sean enormes. Según la Autoridad Nacional de Emergencia de Israel, hay 80.000 edificios, incluyendo escuelas y hospitales, que tienen más de tres pisos construidos antes de 1980 y no de acuerdo con los estándares actuales.

“En términos de daños a los edificios y la infraestructura y el número de desplazados sería un desastre sin precedentes para Israel en el que el 2% de la población perdería sus hogares”, dijo el informe, dirigido por el profesor Eran Feitelson del Departamento de Geografía de la Universidad Hebrea, declaró. “Desde el punto de vista de las causalidades, la escala sería más de tres veces la de la guerra de Yom Kippur ocurriendo de una vez, en el espacio de unos minutos”, continuó.

Según el oficial superior, mientras que los terremotos no son el escenario más apremiante que enfrenta Israel, muchos de ellos son similares a lo que se hacen para ejercicios de guerra, “al final, no importa qué provocó que una casa se derrumbara, un misil o un terremoto, la forma de enfrentarse es la misma”.

El gobierno israelí ha comenzado a financiar proyectos de preparación contra terremotos y, a finales de mayo, se anunció que se había seleccionado una compañía canadiense para instalar un sistema de alerta temprana de terremotos que diera una alerta de 10 a 30 segundos a los ciudadanos para llegar a un área abierta .

El sistema, que se espera que sea funcional dentro de un año, se instalará en 120 estaciones en el valle del Mar Muerto, Valle del Jordán y el área de Haifa, tres zonas propensas a terremotos en Israel.

Fuente: The Jerusalem Post – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Anuncios