Hace 36 años el estado de Israel evitó que un demente, o un antisionista que viene a ser lo mismo, obtuviese armamento nuclear.

En un audaz y asombroso golpe de mano la fuerza aérea israelí destruyo el complejo nuclear iraquí de Osirak y con ello las aspiraciones atómicas del delirante antisionista Sadam Hussein

 

Anuncios