Otro mito de la narrativa pro palestina que carece de fundamento.

Y es que contrariamente a esa imagen idílica de coexistencia, tolerancia y respeto que nos pretenden imponer, los musulmanes de la Palestina geográfica trataban a los judíos como infieles, como dhimis, como infra-personas y por mucho que les guste presumir de tolerancia, lo cierto es que la intolerancia y fanatismo de los musulmanes residente en esa zona actuó como impedimento para que los  judíos se lo pensaran dos veces antes de regresar a su legitima tierra.

El texto no deja lugar a dudas y da fe del HUMILLANTE Y VEJATORIO TRATO que soportaban los judios de Tierra Santa:

Hasta finales de 1800 la totalidad de las antiguas comunidades judías tuvieron que huir de Palestina para escapar de la brutalidad de las autoridades musulmanas. Como historiador egipcio Bat Ye’or escribe en su libro, El Dhimmi:

“El Jizya se pagaba en una ceremonia pública humillante, en la que el no musulmán mientras pagaba era golpeado en la cabeza. Si no pagaban el impuesto las mujeres y los niños se reducian a la esclavitud, y los hombres eran encarcelados y torturados hasta que se pagaba un rescate por ellos. Las comunidades judías en muchas ciudades bajo el dominio musulmán se arruinaron para afrontar tales demandas. Esta costumbre de abusos financieros legalizados y extorsión destrozó a las poblaciones pre-árabes indígenas eliminando casi totalmente lo que quedaba de su campesinado … En 1849 los Judios de Tiberias habian previsto su exilio a causa de la brutalidad, exacciones, y la injusticia de las autoridades musulmanas. Además de los impuestos ordinarios, un jeque árabe que gobernó Hebrón exigió a los Judios pagar un extra de cinco mil pesos anuales para la protección de sus vidas y propiedades. El jeque amenazó con atacar y expulsarlos de Hebrón si no se pagaba “.

Y más le valía soportarlo, por que si protestaban o se resistían ….

Fuente: Thejewishpress

Anuncios