Israel, generosamente, sacrifica su seguridad para respetar las tradiciones, religión y costumbre de los palestinos.

Al punto de entregar 200.000 permisos de entrada a Israel a los palestinos durante el Ramadán.

Ninguno de los palestinos que entren a Israel necesitaran escolta o proteccion como sí la necesitan los judios que se atreven a entrar a sus sitios sagrados en Judea y Samaria.

Fuente: Cogat

Anuncios