El intento de linchamiento de un ciudadano judío en la localidad de Huwara en los territorios en disputa de Judea y Samaria ha desvelado una terrible realidad.

El regimen de apartheid palestino pretende que las personas judías, por el hecho de ser judías, no puedan circular por vías, carreteras o localidades árabes so riesgo de ser asesinados.

Los ciudadanos judios del norte de Judea y Samaria para poder desplazarse sin el riesgo de ser asesinados deben dar rodeos lo que atenta gravemente contra su libertad de movimientos

La carretera principal que atraviesa el pueblo de Hawara es prácticamente el único punto de encuentro para civiles israelíes y palestinos en el norte de Cisjordania. Parte de la ruta 60, que es la arteria norte-sur que une las seis  principales ciudades palestinas, así como cuatro localidades judias en el consejo regional de Samaria: Yitzhar, Har Bracha, Elon Moreh e Itamar.

Los israelíes que desean viajar de esos lugares a Tel Aviv o Jerusalén no tienen más remedio que tomar la ruta 60 a través de la ciudad palestina o tomar una ruta de derivación, pero eso requeriría un extra de 30 minutos en el desplazamiento.

Con lo que solo tienen dos opciones, o dar un rodeo para llegar a su destino por una ruta mas segura, o arriesgarse a ser asesinados por terroristas del ente palestino por el mero hecho de ser judios si se atreven a usar la ruta más corta.

Así es el apartheid palestino, donde ser judio puede significar una sentencia de muerte.

Fuente: The times of Israel

Anuncios