Está claro que a algunos les resulta mas fácil mandar asesinar gente que estar sin comer unos días.

Especialmente a los terroristas.

Como le ocurre al magro architerrorista palestino Barghouti, inspirador de la huelga de hambre secundada por mas de mil terroristas palestinos que ha sido pillado “in fraganti” comiendo en su celda.

Con ello su figura de personaje implacable e ídolo de las masas palestinas se ve transformada en la zampabollos incurable sin ningún tipo de dignidad.

Si es que un terrorista puede tener dignidad.

Fuente: Artuz Sheva

 

Anuncios