El creciente fenómeno de robo de agua en la zona norte del valle del río Jordán está dejando algunos agricultores locales en una situación desesperada, con poca agua sobrante de riego después de sustracciones ilegales.

Yehuda Reines, un granjero judío y uno de los fundadores de la ciudad de Mehola en el valle del río Jordán, habló con Arutz Sheva sobre el impacto de las operaciones ilegales de sifón por los pueblos árabes vecinos.

“En los últimos días, el problema ha empeorado”, dijo Reines. “… Mekorot [empresa nacional de distribución de agua de Israel] ya sabe acerca de los robos de agua desde hace más de dos años, y de acuerdo con sus cifras los árabes han robado 2,5 millones de metros cúbicos de agua durante el año pasado a través de sus perforaciones en Bardala [un pueblo árabe en el norte de Jordania Valle]. Israel dejó que las tuberías de agua que abastecen al valle pasaran a través de este pueblo árabe y este es el resultado. Bardala ya cuenta con una generosa asignación autorizada de agua pero siguen robando la nuestra“.

Fuente: Arutz Sheva

Anuncios