Florentino Portero además de profesor de Historia Contemporánea en la UNED escribe magníficos artículos como el siguiente en el que desmonta, una a una, las mentiras de la narrativa palestina.

“LOS JUDÍOS FORMAN PARTE INELUDIBLE DE LA HISTORIA MÁS BRILLANTE DE ESPAÑA. Y DESDE LA CONSTITUCIÓN DE SU ESTADO, SON LA VANGUARDIA DE OCCIDENTE Y DE SUS VALORES EN ESA REGIÓN.

Atrás quedó aquel tiempo en que España quería “ocupar el lugar que le correspondía en la escena internacional”. Tras décadas de aislamiento, debido al papel jugado por el Régimen de Franco durante la Guerra Civil y la II Guerra Mundial, los españoles ansiaban recuperar la normalidad, incorporándose a las organizaciones internacionales de las que habían sido excluidos y ejerciendo la influencia que creían merecer. Pero aquél impulso no duró mucho. Ni había una visión conjunta sobre cuál debería ser el papel de España en el mundo ni fortaleza suficiente para hacer frente a las previsibles dificultades que surgirían en el camino. Así, desde la inesperada victoria de Rodríguez Zapatero hasta hoy España ha optado por situarse a la estela de las grandes potencias europeas, evitando riesgos y asumiendo su pastueña condición. De nuevo el ensimismamiento ha desplazado al impulso cosmopolita, reducido por ahora a la necesidad de conquistar mercados para garantizar el futuro de nuestras empresas…(continua)”.

Fuente (y artículo completo) : Expansión.com

Anuncios