En cualquier sociedad medianamente sana, democratica y libre, en cualquier sociedad que atesore los valores y principios del humanismo, la solidaridad, y la tolerancia los terroristas son repudidados y despreciados.

En la enferma sociedad palestina, los terroristas son honrados y agasajados y sus familias, y ellos mismos, reciben jugosos salarios dispensados por el demencial ente palestino.

Salarios pagados en no pocas ocasiones por fondos proporcionados por los paises europeos, más bien por sus contribuyentes.

“Haciendo caso omiso de los EE.UU., que exige a la Autoridad Palestina que detenga por completo el pago de recompensas financieras a las familias de los terroristas “mártires” ( Shahids ), la AP está aumentando los pagos a las familias “Mártires”. Estos pagos de la AP incluyen asignaciones mensuales de por vida a las familias de los terroristas suicidas y  de otros asesinos que murieron durante o después de cometer sus crímenes”

Fuente: PMW

 

Anuncios