El Bds se está convirtiendo en un obstáculo para alcanzar la paz en Oriente Medio y como tal debe ser enfrentado.

A su discurso del odio hay que unirle su deslegitimación de Israel y su oposición las resoluciones de la ONU, la misma existencia de Israel y la solución de dos estados.

Es obligación moral del gobierno combatir la discriminación propuesta por el BDS y no dejarlo en manos de organizaciones como Acom, cuya excelente labor marca el camino a seguir.

La diputada laborista israelí Revital Swid ha pedido hoy a España “no sólo condenas, sino acciones” contra el movimiento BDS, que promueve el boicot a Israel, y apoyo para evitar que se repitan en organismos internacionales “decisiones unilaterales” que causan indignación en Israel.

Swid, que es presidenta del grupo de amistad Israel-España en la Knesset (parlamento israelí), ha reclamado también de Europa “una visión más amplia” y “un conocimiento más preciso” del conflicto en Oriente Medio, más allá del problema palestino-israelí, porque, si ha de encontrarse una solución, ésta “será regional”, a su juicio.

Fuente: La Vanguardia

Anuncios