“El hallazgo fue sorprendente y totalmente inesperado. Los arqueólogos trabajaban a contrarreloj, presionados por la construcción de la autopista 200 en el kibbutz (colonia agrícola) de Netzer Sereni, en pleno centro de Israel, cuando descubrieron cientos de botellas de licor de hace 100 años al lado de herramientas de pedernal del Paleolítico Medio que tienen unos 250.000 años de antigüedad.

Todo el material descubierto por los investigadores de la Autoridad de Antigüedades de Israel se encontró en un pozo cerca de un edificio que fue utilizado como guarnición por los soldados británicos durante la Primera Guerra Mundial. … (continua)”

El artículo, de DAVID RUIZ MARULL, puede leerse completo en La Vanguardia

Anuncios