El Túnel de los Templarios es otra de las visitas imprescindibles de la Ciudad Vieja de Acre. Al igual que la Fortaleza de los Hospitalarios, los túneles templarios se perdieron en la memoria al quedar sepultados en el subsuelo de Acre y no fue hasta 1994 que fueron redescubiertos. De hecho, y por más que nos parezca imposible, no es hastA 2007, que no son abiertos en su totalidad.

Al igual que los Hospitalarios, la Orden de los Templarios ayudaba a los peregrinos que iban en busca de los Santos Lugares de Jerusalén. Cuando Saladino conquista Jerusalén, los Templarios, que estaban instalados en el Monte del Templo (de ahí su nombre) tienen que abandonar la ciudad de Jerusalén, encontrando en Acre un nuevo hogar donde construyen una fortaleza y de hecho, un barrio entero.

El Túnel, que se descubrió a finales del siglo XX tenía unos 350 metros de largo y conectaba, por el subsuelo de la ciudad vieja de San Juan de Acre, la fortaleza templaria hasta el puerto de la ciudad. El túnel, que debía ser francamente claustrofóbico en la edad media, debe tener unos cuatro o cinco metros de ancho y está construido con arco de medio punto, a poco más de dos metros de altura.

Fuente: Milviatges

Anuncios