DR. HAIM SHINE

Los intentos de Rompiendo el silencio para recoger información de inteligencia sobre las actividades operativas de las Fuerzas de Defensa de Israel son extremadamente graves.

AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO – Muchos israelíes se sorprendieron al enterarse de los esfuerzos realizados por el grupo de izquierda Rompiendo el silencio para recopilar información militar clasificada, según lo informado por Canal 2 la semana pasada sobre la base de imágenes de cámara oculta filmado por activistas de la organización de derecha Ad Kan. Los intentos de Rompiendo el silencio para recoger información de inteligencia sobre las actividades operativas de las Fuerzas de Defensa de Israel son extremadamente graves.

El código penal israelí tiene disposiciones estrictas relativas a las infracciones de inteligencia. En esta etapa, las cosas parecen ser muy problemáticas, y no tengo ninguna duda de que las autoridades policiales pondrán en marcha una investigación exhaustiva para determinar la importancia del material que el grupo ha reunido en los últimos años.

Supongo que, como parte de la investigación, se hará un intento decisivo para descubrir exactamente a quién y con qué propósito los miembros del grupo transfieren esta información. Es insignificante quién es responsable del informe de esta investigación, ni los objetivos de sus agentes. Lo único que importa es el contenido visto y oído en el metraje.

Después que ha sido expuesta la actividad subversiva de Rompiendo el Silencio y otros grupos de izquierda, muy pocos en Israel todavía creen que la pura ideología y la preocupación por la moralidad de las FDI y la sociedad han sido el motor principal de las actividades de estas organizaciones.

Aquel que desea reparar la supuesta inmoralidad de la sociedad israelí debe tratarla primero en Israel, y no correr a otros países y unirse con los cínicos e hipócritas partidarios grupos anti-Israel. La venta de mercancía anti-israelí para los antisemitas en Europa es fácil y no tiene boicot.

Incluso aquellos impulsados por la ideología deberían acometer una introspección honesta. Es de lamentar que Rompiendo el silencio y otros descaradamente hagan caso omiso de la realidad de nuestras vidas en este país para ser siervos fieles de países extranjeros y de intereses dudosos de los enemigos de Israel. Como enseñan nuestros sabios: “El que es compasivo con el cruel en última instancia se volverá cruel con el compasivo”.

Los soldados y policías israelíes hacen guardia día y noche para defender a este país ante un enemigo mortal, salvaje, sin ningún tipo de inhibiciones morales, una sociedad palestina violenta que envía niños y niñas adolescentes con cuchillos dispuestos a asesinar judíos, sabiendo que pagarán con su vida por sus actos de terrorismo.

Hace falta mucha malicia, cinismo, hipocresía, y tal vez exagerada ingenuidad, para cooperar con los enemigos de nuestro país. Esto obliga a las FDI a hacer frente también a las amenazas internas. Han pasado muchos años desde que fuimos testigos de tanto auto odio.

Es una lástima que ex comandantes de las FDI y políticos superiores hayan estado dispuestos a respaldar a Rompiendo el Silencio y otros grupos de justicia propia. ¿Cuánta más indiferencia hemos de soportar de los principales líderes de la izquierda, que ignoran por completo el deber de Israel de defender a sus ciudadanos antes de asistir a los derechos de los viles asesinos?

La izquierda israelí se está muriendo, y mientras toma su último aliento grita palabras como “democracia” y “libertad de expresión”, que siente que sólo son válidos por lo que a sus derechos se refiere. Otros israelíes que no comparten las mismas opiniones no son merecedores de los mismos derechos, y desde luego de la libertad de expresión.

La organización encarna el verdadero sentido de la palabra yiddish “el Cosaco robado” (una situación en la que la persona que comete la injusticia afirma ser víctima del delito). El público israelí entiende los problemas de la libertad, así como la frágil existencia del país y se ha ido alejando de la izquierda. El público entiende que es el derecho de la democracia a defenderse.

La izquierda israelí y Rompiendo el Silencio tratan de convencer a los ciudadanos de Israel que la desesperación impulsa las matanzas palestinas. Esto es una mentira descarada. El combustible que enciende la violencia árabe es la esperanza de que, por medio del terror, pueden forzar la tenacidad de los judíos a aferrarse a su tierra natal.

Lamentablemente, las organizaciones de izquierda, directa e indirectamente, consciente o inconscientemente, han estado sembrando esperanza en los corazones de los palestinos, y mientras exista esperanza palestina, el terror no cesará y no se logrará la paz.

Mi sugerencia para los grupos de izquierda es convencer a los palestinos de que no hay esperanza y que nunca podrán extinguir el fuego de la eterna existencia judía. Al hacerlo, estos grupos de izquierda finalmente alcanzarán los objetivos que han estado buscando. Los israelíes son amantes de la paz y la moral. No necesitan que Rompiendo el silencio les enseñe el significado de la moral.

Fuente: Israel Hayom – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Anuncios