Israel, tierra de Historia como pocas, en la que de cuando en cuando aparecen nuevos hallazgos arqueológicos.

Una calzada romana de 2000 años de antigüedad ha sido descubierta durante unas excavaciones previas a la instalación de unas tuberias de agua en dirección a Israel junto a la carretera 375, cerca de Beit Shemesh.

De seis metros de ancho, tiene un recorrido de 1.5 kilómetros  al parecer conectaba un asentamiento romano que había en las proximidades de Beit Natif con la vía principal conocida como la Carretera del Emperador, que probablemente fue construida en la época en que el emperador Adriano visitó el país, alrededor del año 130 d.C. o poco después, durante la represión de la Rebelión de Bar Kojba, entre el 132 y el 135 d.C.

También se han encontrado monedas romanas entre los cantos de la calzada.

Fuente: NAtional Geografic

calzada4_ng

 

Anuncios