Más sobre las torturas de la entidad palestina a su propia población silenciadas por los medios y nunca condenadas por los autodenominados defensores del pueblo palestino.

El ente palestino tiene una especie de régimen sometido a su particular Gestapo, no en vano el nazismo fue el alma mater del posteriormente inventado nacionalismo palestino, y no duda en torturar a su propio pueblo.

Hace poco informábamos de las torturas sufridas por el periodista Sami Sai a manos de la “Inteligencia” Palestina.

Ahora Globalvoices amplia la información de esas torturas sufridas tanto por el periodista (privación del sueño, golpes, permanencia estando colgado de una ventana, ausencia de enseres minimamente dignos en su minuscula y fria celda, e incluso una misteriosa droga que le era inyectada cuatro veces al dia.

Fuente (y artículo completo ): Globalvoices y Al Jazeera

 

Anuncios