“Israel propuso a la comunidad árabe crear una alianza militar similar a la OTAN para poder hace frente a su enemigo común —Irán—. No obstante, la idea de tal bloque puede poner en una situación incómoda no solo a Arabia Saudí sino también a Rusia, escribe Vzglyad.”

El 28 de febrero el Ministerio de Defensa de Israel instó a Riad y otros países sunitas a establecer una alianza defensiva en la región.

“Ya es hora de organizar una alianza formal, una coalición de todas las fuerzas moderadas en Oriente Próximo contra el terror”, dijo el ministro de Defensa del país, Avigdor Lieberman, al medio alemán Die Welt.

Según el político israelí, “los países sunitas se dan cuenta de que la amenaza más grande emana no de Israel y del sionismo, sino de Irán”. La posible alianza podría integrar tanto a los musulmanes como a los judíos o cristianos.

Lea más: La llegada de Trump dibuja un nuevo panorama en Israel

A juicio de Lieberman, Israel podría ayudar a los países árabes con las tecnologías militares y la modernización de sus ejércitos.

U.S. Secretary of Defense Jim Mattis, center, talks to Israeli Defence Minister Avigdor Lieberman prior to the Munich Security Conference in Munich, southern Germany, Friday, Feb. 17, 2017.
© AP PHOTO/ MATTHIAS SCHRADER
“Para sobrevivir los países árabes moderados necesitan a Israel más que lo que Israel los necesita a ellos”, indicó.

Mijaíl Feiguin, portavoz del ministro de Defensa de Israel, comentó a Vzglyad que el mundo árabe entiende que el enemigo principal de todas las fuerzas moderadas de la región sigue siendo Irán. A su juicio, existe la posibilidad de una coalición contra Irán. No obstante, por el momento es difícil decir cuáles países pudieran integrar el bloque.

Según el experto en temas orientales, Konstantín Dúdarev, Arabia Saudí “se encuentra en una situación muy delicada por la propuesta de Israel”. Además, indicó que aunque “los intereses de Riad y Tel-Aviv coinciden“, los dos países “permanecen en condiciones de hostilidad”.

“Una alianza entre Arabia Saudí e Israel sería percibida de forma muy negativa en el mundo árabe. Sería mejor si la propuesta viniera de EEUU”, apuntó Dúdarev además de añadir que “es poco probable que Riad entre en alianza con Israel debido a que podría perder el papel del líder de todo el mundo musulmán”.

Secretario de Estado de EEUU, John Kerry y primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu durante un encuentro en Jerusalén (archivo)
© REUTERS/ ATEF SAFADI / POOL
Además, el ministro de Exteriores de Arabia Saudí, Adel al Jubeir, se negó a responder cuando se le pidió comentar la propuesta de Israel, destaca Vzglyad.

La idea de crear “una OTAN árabe” no es nueva para los países de Oriente Próximo. Así, en marzo de 2015 los titulares de Exteriores de los miembros de la Liga de Estados Árabes aprobaron la resolución del “Ejército árabe común” con la participación de los países del Golfo Pérsico, Egipto y Jordania. Sin embargo, la idea no pudo realizarse.

Asimismo, algunos medios estadounidenses divulgaron la información de que la Administración de Donald Trump había entablado negociaciones con los socios árabes sobre la formación de una alianza militar contra Teherán en el marco de la cual Washington y Tel-Aviv podrían intercambiar los datos recogidos por sus agencias de inteligencia.

Muchos analistas pusieron en duda la posibilidad de crear este bloque militar y acusaron a Israel de difundir información falsa. Así, Tel-Aviv, que esperaba que Washington presentara esta iniciativa, “decidió instar a los países árabes a crear su propia OTAN”.

Otros expertos no descartan la posibilidad de una alianza temporal del reino saudí y el estado judío, prosigue Vzglyad. A juicio del politólogo Tofik Abbásov, “hubo informes de negociaciones a puertas cerradas entre las agencias de inteligencia de los países del Golfo e Israel”.

“Los países del Golfo tiene cada vez más miedo a Irán. A pesar de no ser tan ricos, los iraníes disponen de un ejército más eficiente y de una mayor maniobrabilidad en el campo diplomático”, subrayó.

Bandera de Irán
© AP PHOTO/ RONALD ZAK
No obstante, la idea de la formación de esta alianza está lejos de hacerse realidad, agregó Abbásov. En el caso de que el posible bloque tenga más de dos miembros, se convertirá en una plataforma de las contradicciones internas de las élites de la región y no tardará en desintegrarse.Vea también: Irán afirma ser capaz de contrarrestar a EEUU, Reino Unido e Israel

Rusia, por su parte, estaría en contra de la formación de “una OTAN árabe” debido a su enfoque común de cooperación y sus estrechos lazos tanto con Irán, como con Israel, y buenas relaciones con Arabia Saudí.

“Si se crea una alianza militar en la región, Rusia se verá obligada a recurrir a todas sus palancas diplomáticas para prevenir enfrentamientos armados abiertos”, concluyó.”

Fuente: Sputniknews

Anuncios