El BDS calla como es de esperar.

Se trata del periodista palestino Sami Sai que trabajó anteriormente para Maan News y ahora para la televisión palestina Al-Fajr al-Jadid.

El periodista fue detenido el lunes por las fuerzas de seguridad de la entidad Autoridad Palestina en Tulkarem, fue acusado de incitar a la violencia sectaria pero puesto en libertad posteriormente por falta de pruebas y tras pagar una fianza, no obstante al poco de ser puesto en libertad volvió a ser detenido y trasladado al centro de inteligencia de la AP en Jerichó, con la acusación de ser un reclutador de Hamas, algo que el negó.

Ante la negativa los interrogadores le golpearon y le torturaron física y psicológicamente  para intentar sacarle una confesión, algo que no pudieron conseguir

La tortura y la represión de los periodistas es sistémica en el ente Palestino, y ningún auto denominado defensor del inventado pueblo palestino lo condena ni critica.

Fuente: Maan News

 

Ennombredeisrael.jpg

Anuncios