Arafat Mustafa tenia doce años de edad.

Era palestino, o bueno, más bien un niño nacido en Líbano, hijo de un árabe que se consideraba palestino.

Ha sido recientemente asesinado; ayer a las 9:30 fue alcanzado por la bala de un francotirador en el campo de refugiados del Ain al Hilweh.

Apenas una hora más tarde,  a las 10:44  sucumbía a las heridas provocadas por el impacto de bala.

Ningún autoproclamado defensor del pueblo palestino ha condenado esta muerte.

Ni el BDS, ni Rogers Waters, ni Omar Barghouti.

Nadie

Para todos ellos el asesinato de este niño palestino no importa, es baladí, secundario, no vale.

Si no se puede culpar a Israel su muerte no tiene valor. Para ellos el niño Arafat Mustafa era un palestino de segunda división.

Así es la catadura moral del anti sionismo.

Anuncios