Y no me extraña que las prohibiera

No es que el criminal Hitler haya sido nunca un ejemplo arquetípico de robusta y viril imagen aria, pero es que verle disfrazado de boy scout nazi, con pantalones cortos y  subidos hasta el ombligo, incipiente barriga cervecil, hombros hundidos  y calzas que le llegan a la rodilla es una imagen que, por ridícula, no es de extrañar que las prohibiera pero que yo no me resisto a copiar.

Aquí le vemos en diferentes poses:

Pose “Cachuli”

Pose “La violetera”

Pose “aqui te espero, canalla”

Pose “sacando pechito y metiendo barriguita”

Fuente: Peru.com

Anuncios